FacebookFacebook

Joan Figueras, podólogo especializado en podología pediátrica, nos habla de como cuidar los pies de nuestros niños.

¿Podrías dar algún consejo para cortar las uñas correctamente?

Cuando más se cortan las uñas, más problemas pueden aparecer. Las células unguials producen uña muy rápido durante los primeros años de vida y por este motivo las uñas tienen una estructura muy débil. Se aconseja cortar las uñas cada semana o cada 15 días. Es importante que las tijeras sean de punta recta para poder cortarlas rectas y que los laterales queden algo más largos que la parte central. De este modo evitaremos malformaciones o que se claven los laterales.

¿Qué puede provocar un problema en nuestras uñas?

Una de las razones es la introducción de zapatos antes de tiempos. La compresión de la pala del zapato (parte delantera) puede provocar deformidades digitales y uñas incarnates.

¿Podrías hacer una recomendación?

Los niños, durante el primer año de vida, tienen el doble de sensibilidad en los pies que en las manos. Se recomienda que el bebé, si ha nacido en verano, vaya descalzo todo el día y si es invierno, con unos calcetines antideslizantes o zapatos sin ninguna forma.

Sería importante que no lleven calzado ni con suela, ni con contrafuerte (parte de atrás del zapato) que pueda afectar la morfología en construcción del pie mientras gatea.

 

Entonces, ¿cuándo se le puede poner zapatos?

Introducimos los zapatos cuando empiezan a andar. Tienen que ser unos zapatos con suela blanda, con la punta redonda o cuadrada, que se sujete con velcro y más bien grandes (entre 1 cm y 1,5 cm de la longitud total del pie). Si no se anda, el calzado no sirve para nada. De hecho hay un artículo que dice que los niños son más inteligentes cuando más descalzos les dejamos ir.

¿Qué tipo de zapato recomiendas?

Aparte, de lo que ya he dicho, el zapato tiene que tener un contrafuerte que estabilize la dinámica a la parte de detrás y que no supere el tobillo, es decir, evitar cualquier tipo de bota. Para las niñas, está contraindicado las bailarinas o merceditas, no sujetan el pie. Y en verano es muy importante usar xancletes o zuecos exclusivamente para entrar o salir de playas o piscinas. En ningún caso llevar este calzado todo el día, de hecho sería mejor ir descalzo.

Peus nadó¿Por qué razón?

Los zuecos y las chanclas no sujetan bien el pie, los dedos se arquean y el pie puede acabar dolorido. Es importante respetar el niño en las fases de evolución de crecimiento. Se tiene que evitar avanzarse al desarrollo fisiológico de la dinámica.

¿Podrías hablar un poco más de estas fases?

Alrededor de los 3 meses el bebé tendría que aguantar bien la cabeza, los niños tienen que estar en el suelo. Es muy importante nunca sentar el niño si no lo hace solo, para no acelerar el proceso y cuando la curvatura de la espalda lo permita se sentará por sí mismo.

Si nos saltamos una etapa, podemos provocar malposiciones y rotaciones de las extremidades. Hay que entender que el gateo es muy importante para la lateralidad y coordinación entre brazos y piernas.

 

¿Qué dirías de los correpassillos?

Los correpassillos pueden provocar malposiciones con rotaciones internas y externas forzadas de las extremidades. Introducir un caminador antes, provoca que el niño no tenga fase de gateo o pre gateo y por ejemplo, son aquellos niños que sólo andan cogidos de los padres. Cuando el niño tenga fuerza en las piernas se pondrá derecho y andará. ¡Lo tenemos que dejar hacer por sí mismo!

¿Cuándo deben preocuparse los padres?

Cualquier alteración de un gateo anormal, se tendría que consultar al pediatra o al podólogo para ver que no existan problemas de cadera, en estos casos, los ángulos rotacionales femorales pueden estar alterados.

¿Cuándo se pueden empezar a tratar los problemas en los pies?

El mejor momento es de los 3 o 4 años hasta los 12, puesto que a esta edad el pie ya está estructurado. De los 4 a los 6 es el momento de arreglar cosas. La eficacia cada año que pasa es menor.

¿Qué cosas se pueden arreglar?

Cualquier deformidad de dedos, son muy fáciles de tratar con unos vendados, con meses ya se pueden recolocar a la posición correcta. Uñas que se clavan, normalmente porque se cortan demasiado y del 70 al 80% de los pies planos infantiles flexibles. Entre los 9 años hasta los 12, aparecen enfermedades de crecimiento que generan dolor. Hay que recordar que el pie y las extremidades crecen por etapas y no linealmente.

Podéis encontrar a Joan Figueras: Clínica Bofill Migdia (Carrer del Migdia, 130, 17003 Girona)

Si te ha gustado esta entrevista de Tell Fusta, ayúdanos a compartirla. Y si tienes curiosidad visita a nuestros juguetes, estaran muy contentos

¡Muchas gracias!

Guardar

Guardar

Facebooktwittergoogle_pluspinterestFacebooktwittergoogle_pluspinterest

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies